CORONA DE ADVIENTO

martes 26 de noviembre de 2019

Durante el adviento, se coloca en las iglesias y también en algunos hogares una corona de ramas de pino, llamada “CORONA DE ADVIENTO”. Esta corona tiene cuatro velas, una por cada domingo de adviento. Hay una pequeña tradición de adviento: a cada una de esas cuatro velas se le asigna una virtud que hay que mejorar en esa semana, por ejemplo: la primera, el amor; la segunda, la paz; la tercera, la tolerancia y la cuarta, la fe.

BENDECIR LA CORONA DE ADVIENTO.

Señor, te pedimos que derrames tu bendición sobre esta corona, para que nos recuerde domingo a domingo que debemos estar despiertos esperando a Cristo que nos trae la salvación. No dejes que los males que nos rodean nos impidan comprometernos con la realidad para cambiarla. Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén.

PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO

Encendemos Señor esta luz, como aquel que enciende su lámpara para salir en la noche al encuentro del amigo que ya viene. En esta primera semana de Adviento queremos levantarnos para esperarte preparados, para recibirte con alegría. Queremos estar despiertos y vigilantes, porque tú nos traes  la luz más clara, la paz más profunda y la alegría más verdadera. ¡Ven, Señor Jesús!

SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO

Los profetas mantenían encendida la esperanza de Israel. Nosotros, como un símbolo, encen-demos estas dos velas. El viejo tronco está rebrotando, florece el desierto. La humanidad entera se estremece porque Dios se ha sembrado en nuestra carne. Que cada uno de nosotros, Señor, te abra su vida para que brotes, para que florezcas, para que nazcas y mantengas en nuestro corazón encendida la esperanza. ¡Ven pronto, Señor. Ven, Salvador!

TERCER DOMINGO DE ADVIENTO

Cuando encendemos estas tres velas cada uno de nosotros quiere ser antorcha tuya para que brilles, llama para que calientes. ¡Ven, Señor, a salvarnos, envuélvenos en tu luz, caliéntanos en tu amor!

CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO

Señor Jesús, hoy la liturgia nos invita a mirar a María, que te ha llevado en su seno durante nueve meses y que pronto te dará a luz. Ayúdanos a vivir con fe este misterio llamado “Encar-nación”. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén